La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

Silva vs Sonnen 2, revancha por más que un campeonato

por | julio 7, 2012 11:00 AM
0

Hace dos años, en el UFC 117, el campeón de peso medio Anderson Silva defendió su campeonato ante Chael Sonnen, un peleador hablador y provocador al que todos suponían el campeón derrotaría con facilidad. Silva llegaba una racha de 12 victorias consecutivas, la prensa lo calificaba como el mejor peleador libra por libra del mundo y sus últimas defensas habían sido contra oponentes que poco le exigieron, en las que lució amplia superioridad y hasta algo de displicencia. Incluso se aventuró a alternar las defensas de su cinturón con peleas en peso semipesado, noqueando en el primer asalto a James Irvin y al ex-campeón de la división, Forrest Griffin. Por su parte, Sonnen llegaba con tres victorias consecutivas, todas por decisión unánime, después de ser derrotado por Demian Maia en su retorno al UFC. Silva salía como amplio favorito en las apuestas y se mostraba como un digno campeón y maestro de artes marciales, mientras que Chael Sonnen parecía extraído de una promoción de lucha libre, aprovechando cada oportunidad frente a un micrófono para “calentar la pelea”, convirtiendo su lengua en una irreverente máquina de ofender, que hizo del campeón, su país y entrenadores, sus blancos predilectos. Pero el guión era claro: “La araña” Silva frenaría los derribos de Sonnen y lo castigaría golpeándolo con sus codos y rodillas hasta que el réferi se apiadara del nativo de Oregon.

Sólo hubo un problema: nadie le aviso Sonnen que era presa fácil. El retador sorprendió al mundo dominando claramente los primeros cuatro asaltos. Durante estos derribó a Silva casi a placer y una vez en la lona le pasó la guardia, le tomó la espalda y lo golpeó sin descanso con todo lo que el reglamento le permitía. Durante los breves momentos en que estuvieron de pié también lastimo al brasileño, mandándolo a la lona en dos ocasiones. Para el inicio del  quinto y último asalto la derrota del campeón parecía inminente, Silva intentaba motivarse, lo que de poco servía, ya que el estadounidense lo envió nuevamente en la lona con un cruzado de izquierda cuando habían transcurrido sólo veinte segundos. Sonnen se posicionó dentro de la guardia del campeón y continuó apaleando a su oponente como lo había hecho durante los asaltos anteriores, encaminado a la victoria.

Si había un momento en el que Silva tenía que demostrar de qué estaba hecho, era este… y lo hizo. Con poco más de dos minutos en el reloj, con su espalda contra la lona, sujetando la mano derecha de Sonnen mientras que éste arrodillado entre sus piernas lo golpeaba, el brasileño ágilmente abrió su guardia y pasó su pierna izquierda por encima del hombro de su oponente. Acto seguido subió su pierna derecha y la pasó por encima de su empeine izquierdo, enganchándolo para cerrar un triángulo que cortaba el flujo de sangre a la cabeza del estadounidense. Sonnen reconoció el peligro de la situación e intentó defenderse pero era tarde, empeoró su posición y  Silva aprovechó para tomarle el brazo izquierdo y aplicar una palanca de brazo. El retador golpeó con su mano abierta la pierna de Silva en señal de sumisión y el réferi intervino, el campeón dejó de presionar sus piernas permitiendo que el flujo sanguíneo al cerebro de su rival se restableciera, pero aún faltaba más. Sonnen intentó seguir peleando después de rendirse (como ya lo había hecho previamente en un combate contra Paulo Filho), Silva le reclamaba al réferi, que a su vez le decía al de Oregon que ya había terminado. La confusión reinó por unos minutos en el octágono hasta que las pantallas de la arena repitieron la escena y ante la evidencia, Sonnen reconoció la derrota. Posteriormente Sonnen se justificaría argumentando que por unos segundos estuvo inconsciente y que al recuperar el sentido no sabía que había sucedido, mientras que Silva atribuyó su propio desempeño a una lesión en las costillas, sufrida durante la preparación para el combate.

La controversia

La revancha inmediata era inminente, solo había que poner la fecha, finalmente había una amenaza real al reinado de Silva. Pero para Sonnen la controversia es un estilo de vida: la comisión atlética de California detectó altos niveles de testosterona en su control antidopaje. Tras un par de audiencias marcadas por mentiras y confusión, quedó suspendido por un año, hasta septiembre de 2011. Al mismo tiempo Sonnen enfrentó problemas penales por fraude inmobiliario e incluso habló de retirarse por completo de las Artes Marciales Mixtas.

Mientras tanto, Silva regresó al octágono en febrero de 2011 para enfrentar a Vitor Belfort. Lució muy diferente, como si tuviera la necesidad de probar que seguía siendo el mejor. Lo hizo desmantelando por completo a Belfort con una espectacular patada frontal que mandó al ex-campeón semipesado a la lona, donde lo terminó con los puños en el primer asalto. Para su siguiente pelea se le dio la revancha contra el último hombre en vencerlo, Yushin Okami. El japonés venció a Silva por descalificación  en 2006, cuando el brasileño lo noqueó con una patada ilegal. La revancha se llevó a cabo en Brasil en agosto del año pasado. En su preparación Okami reclutó a Sonnen para entrenar, lo que irritó a Silva. A pesar de esto el campeón fue respetuoso con su oponente, pero al igual que con Belfort fue inclemente. Esquivó todos los ataques del japonés durante el primer asalto para apretar el acelerador en el segundo y noquearlo contundentemente. Silva se ha consagrado como una de las figuras deportivas más importantes de Brasil, únicamente por detrás de grandes estrellas de fútbol, es un ídolo. Tampoco se ha salvado de controversias, su reciente autobiografía ha molestado a sus antiguos entrenadores de la academia Chute Boxe, los legendarios Rudimar Fredrigo y Rafael Cordeiro. Su imagen de humildad se ha deslavado permitiendo ver una cara arrogante del campeón.

Casi un mes después de la victoria de Silva sobre Okami, Sonnen volvió al octágono para enfrentar al condecorado militar Brian Stann, al que dominó con facilidad y obligó a rendirse en el segundo asalto con un triángulo de brazo. Posteriormente, en enero de este año, se midió con el británico Michael Bisping, en una pelea para determinar al retador al título. Bisping, quien también disfruta el papel de villano, respondió a todos los ataques de Sonnen, tanto verbales como en el octágono. La pelea fue muy disputada y aunque la victoria de Sonnen fue por decisión unánime, no dejó satisfecha a una parte de los aficionados.

Rivalidad para la historia

Durante los últimos 2 años, Sonnen no ha hecho más que buscar la revancha, y lo ha hecho del modo que él sabe, con sarcásticas ofensas y provocaciones contra Silva, su familia, su equipo y Brasil. El campeón ha ignorado la mayor parte de esas ofensas y cuando ha respondido ha dejado claro su desprecio por Sonnen, utilizando calificativos como mentiroso, tramposo y perdedor. Dana White, presidente del UFC, lleva el mismo tiempo lidiando con todo tipo de obstáculos para poder concretar la  revancha entre estos dos hombres.

Finalmente, este sábado en el UFC 148, en el MGM de Las Vegas, Nevada, se llevará a cabo esta contienda. Sonnen, gracias a su gran actuación en el primer combate y su particular estilo de auto-promoción, ha logrado establecer una de las rivalidades más grandes en la historia del UFC. A lo que Silva ha respondido con la promesa de retirar a Chael del deporte. Buscando un paralelismo con el boxeo, lo que hay entre estos dos atletas es comparable a lo que existió entre Joe Frazier y Muhammad Ali en la década de los setentas. Para ambos lo que está en juego es más que el campeonato de peso medio; para Sonnen una victoria sobre Silva, el mejor peso medio que ha habido, le garantizaría un lugar en la historia. Silva tiene su lugar en salón de la fama del UFC asegurado, ha hecho más que suficiente, para él esto es cuestión de honor y orgullo. Su país se lo pide y él mismo se lo exige, ya que aún no se perdona haber sido dominado en el combate de hace 2 años.

Silva sale nuevamente como favorito en las apuestas, pero eso no es algo que les importe a estos peleadores. Nadie ha puesto a prueba al campeón, en todo sentido, como Sonnen lo ha hecho y Silva es lo único que se encuentra en el camino entre Chael y su objetivo. Uno por un legado y el otro por honor en un combate para la historia.

Te recomendamos leer: 
“El programa”, la noche de gala de la UFC 
UFC 148 Silva vs Sonne II: el careo

Sigue a @Juan76FA en Twitter

0

ETIQUETAS:

Deja un comentario

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.

VISITA MÁS SITIOS DE TIKI TAKA SPORTS NETWORK

Las mejores historias del deporte

El mundo del boxeo

Cocinando emociones de béisbol

Copyright © 2013 Tiki Taka Sports Network