La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva

Los tarahumaras, una tribu de súper atletas

por | abril 12, 2012 1:05 AM
7

Los rarámuri son un grupo que se ubica en la mayor parte de la sierra Tarahumara. De ahí su denominación y mayor reconocimiento. Son un pueblo nativo de México, asentado en territorio del estado de Chihuahua.

Dentro de todas las costumbres y virtudes que tienen, sobresale una, correr. Dicha virtud es la envidia de muchos atletas de alto rendimiento. Tanto ha sido deseada, que fondistas de todo el mundo –atletas-, han venido a México a intentar recabar testimonios y secretos que puedan darles la resistencia, fuerza y la fortaleza mental de esta tribu.

Los tarahumaras forman parte de la cultura prehispánica de México. Fieles a sus costumbres siguen viviendo en una reserva que cada vez permea de fea y peor forma la calidad de vida de esta tribu. La miseria y el abandono que sufren en aquellas tierras rocosas, amenazan con borrar un patrimonio cultural que enmarca la historia de un pueblo mexicano.

No obstante, y dejando a un lado las limitantes sociales de las cuales son ahora victimas. Ellos se refugian en una costumbre, en un hábito que muchos pagarían por tener, corren.

Los tarahumaras tienen la habilidad de correr distancias largas de forma sencilla y armoniosa. Su vestimenta deja mucho que comparar de acuerdo a los atletas de élite. Los tenis de grandes marcas, especialmente facturados para cada terreno, no existen para ellos. En cambio, calzan una especie de sandalias de suela dura. No se hidratan a base de bebidas energéticas ni tienen un régimen alimenticio enfocado a un plan deportivo.

Los investigadores cuentan que el resultado de comer pinole -es una harina que se obtiene de los granos de maíz molidos y tostados-  y las semillas de chía -provienen de una planta que se caracteriza por su alto contenido en ácidos grasos, proteína y fibra- son los alimentos que les proveen de resistencia y fuerza para recorrer distancias largas sin ninguna muestra de esfuerzo.

Se ha comprobado que las semillas de chía y la masa de pinole se asimilan de una forma más lenta dentro del organismo. Con lo cual se logra un valor energético más elevado; ayudando en la prevención del desgaste físico y la resistencia al momento de correr.

Sin embargo, si esto fuera el eje central del misterio de la condición física de los tarahumara, existirían muchos atletas capaces de correr y resistir distancias de la forma en que la tribu mexicana las afronta.

La verdad es que la extraordinaria resistencia a correr grandes distancias está ligada a su herencia ancestral. De ahí su concepción etimológica.

La palabra rarámuri significa “planta corredora”. Adaptando la definición en el más amplio sentido de ubicación y referencia hacia los sujetos pertenecientes a esta tribu. Se les ha nombrado como “los de los pies ligeros” o “la gente que corre”. Una definición que encierra y da paso al misticismo y tradición que el pueblo tarahumara tiene literalmente en sus pies.

A través del tiempo se han escrito y entonado historias increíbles de resistencia, relacionadas con los tarahumaras. La mayoría de los relatos se dieron en el Cañón del Cobre, ubicado al Noroeste de México. Sin embargo, hubo una que saltó fronteras.

La historia que más impacto generó tuvo como principal ejecutor a un sujeto perteneciente a los rarámuri. En el año de 1993, un hombre de 55 años se presentó en el maratón de Leadville Trail 100 –una competencia que se realiza en las montañas de Estados Unidos, equivalente a cuatro maratones completos-. Lo sorprendente del acto fue que derrotó a corredores de renombre internacional y por si fuera poco, lo hizo vestido con las sandalias de cuero que ellos mismos fabrican.

Por si la resistencia y genética de los tarahumara estuviera en duda. Al año siguiente se presentó otro integrante de la tribu. En esta ocasión, además de ganar, rompió el récord de la competencia.

Más allá de las victorias y el derroche de talento que mostraron tener como raza en estas competencias. Los tarahumaras dejaron claro el poderío que tienen al correr altas distancias. A pesar de su indiscutible genética, los hombres de la tribu decidieron no participar más; argumentando que el único juego (deporte) que genera algún sentido de competencia para ellos, es el del rarjíparo –es el nombre de una bola pequeña de madera, con la cual juegan en equipo. El juego consiste en perseguir (corriendo) a los contrincantes, lo cual puede durar días-.

Para los rarámuri, el poder correr es un don con lo que los seres humanos nacen, una habilidad que los convierte en parte de las criaturas de constante movimiento; habilidad que supieron adaptar a su forma de vida, convirtiéndola en un hábito y necesidad.

En la actualidad, los tarahumara constituyen el grupo indígena más grande del Estado de Chihuahua. Actualmente existen aproximadamente 60,000 miembros de la tribu. Es difícil determinar el número exacto, debido a la inaccesibilidad de las montañas y los deficientes medios de comunicación que se presentan en la Cordillera.

Para precisar de mejor forma el significado de la tribu rarámuri. Me permito parafrasear la estrofa de una prosa anónima; la cual describe de perfecta forma, el talento y la esencia que esta tribu posee a través de sus creencias y su genética.

“Héroe de la sierra, con fuerza de hierro y voluntad indomable. Hizo renacer el alma indígena en el coraje y orgullo de su casta. El alma fuerte y misteriosa de los rarámuri sigue viva después de siglos y aún resuena con sus pasos en las montañas”…

Sígueme en twitter: @Ro_sports

 

7

ETIQUETAS:

Deja un comentario

  1. Gabriel Luis Valentini dice:

    Excelente nota..!! sobre un tema muy interesante para todos y especialmente para aquellos que nos gusta correr…!!

Copyright © 2010
La ciudad deportiva, capital de pasiones.
Todos los derechos reservados.

VISITA MÁS SITIOS DE TIKI TAKA SPORTS NETWORK

Las mejores historias del deporte

El mundo del boxeo

Cocinando emociones de béisbol

Copyright © 2013 Tiki Taka Sports Network